John Wyclif: “Abriendo el camino”

Oct 11, 2017 | Reforma

No se sabe mucho de los primeros días de John Wyclif, se sabe que nació en Hipswell Yorkshire en el año 1328. Muy joven ingresó a la famosa Universidad de Oxford, estando allí aumentó el interés por las ciencias, pero finalmente se dedicó a la filosofía, teología y ley eclesiástica. Wyclif fue reconocido por su refinado lenguaje y sus conocimientos en historia, ley romana e inglesa, siendo un destacado alumno. Luego se desempeñó en la universidad como profesor en 1372, obtuvo un doctorado en teología, especializándose en divinidad. Luego fue rector de Ludgershall en Buckinghamshire, una ciudad cercana a Oxford.

En la década de 1370 comienza su obra reformadora por medio de la política eclesiástica. En 1374 se hizo conocido por la publicación de unos artículos donde objetaba los derechos del Papa y defendía el poder de la corona de limitar la autoridad de la iglesia. Al año siguiente el rey Eduardo III lo comisionó para discutir en Bruges, Bélgica con los representantes del Papa las diferencias entre la corona y el papado.

En cuanto a su doctrina se le reconoce por protestar contra el lucro de la iglesia, la cual se contrapone abiertamente a las enseñanzas de Jesús. También, en 1376, Wyclif enunció doctrina de la potestad fundada en la gracia. A partir de ésta, toda autoridad es concedida por la gracia de Dios. También dejaba en claro que toda autoridad espiritual se basa en las Escrituras.

Estas enseñanzas llevaron a Wyclif a ser convocado ante el obispo de Londres, en Enero de 1377, para dar cuenta de esta doctrina. Esta reunión tuvo término cuando Juan de Gaunt, que acompañaba a Wyclif, se vio envuelto en una pelea con el obispo y su séquito.

El 22 de mayo de 1377, Wyclif fue declarado hereje por el Papa Gregorio XI. Pero, en otoño del mismo año el Parlamento pidió a Wycklif su opinión sobre la legalidad de prohibir que la Iglesia enviase sus riquezas al extranjero a instancias del Papa, él sostuvo la legitimidad de tal prohibición y en 1378 el obispo Courtenay y el arzobispo de Canterbury  le convocaron sin recibir más que una amonestación formal a causa de su influencia en la corte.

Las más grandes obras de Wyclif  ocurrieron en 1378, cuando niega la doctrina de la transubstanciación en la santa cena y comienza la traducción de la Biblia, desde la versión Vulgata al lenguaje del pueblo de  esa época.  Los hermanos Lolardos recorrían las ciudades enseñando, y muchas personas los escuchaban y seguían.

Sus principales obras fueron: Triálogo entre la Verdad, la Mentira y la Prudencia (Trialogus, 1382). Los tratados del poder papal (De potestate papae) y De la verdad de la Santa Escritura (De veritate sacrae scriptura, 1378). Su obra de la Iglesia (De Ecclesia), en el que desarrolla su concepción de la Iglesia, “comunidad de los predestinados”, es el punto culminante de su evolución.

Pocos años después, en 1382 sufrió un ataque apoplético que lo dejó parcialmente discapacitado, pero dos años más tarde sufrió otro que lo dejó sin habla y paralizado. Pocos días después falleció y fue sepultado en el patio de la iglesia de Lutterworth, sus restos permanecieron ahí por alrededor de 40 años, pero luego la iglesia romana lo calificó de hereje y abrió su tumba, retiró su cuerpo y lo quemó junto con sus obras.

Su obra, sin embargo no ha muerto, pues marcó el inicio de la reforma. Su legado fue seguido por Huss y muchos otros.