¿Qué es la Salvación?

Oct 3, 2017 | Doctrina

La salvación la podemos entender o definir como la liberación de un peligro o de un sufrimiento, entonces salvar es liberar o proteger a alguien o algo de alguna situación complicada, la palabra contiene la idea de victoria, bienestar, o garantía. Por ejemplo, la liberación de Pablo de la prisión (Filipenses 1:19). Pero, con más frecuencia, la palabra salvación se refiere a una eterna liberación espiritual. Cuando Pablo le dijo al carcelero de Filipos lo que debía hacer para ser salvo, él se estaba refiriendo al destino eterno del carcelero, que lo podemos ver en Hechos 16:30-31. Incluso, Jesús iguala el ser salvo con la entrada al reino de Dios (Mateo 19:24-25).

Por consiguiente, la doctrina de la salvación, nos dice que somos salvados de la ira; lo cual es que, somos salvados del juicio de Dios al pecado como lo vemos en Romanos 5:9; 1 Tesalonicenses 5:9. Este pecado que nos habla las Santas Escrituras nos muestra que nos ha separado de Dios, y que la consecuencia del pecado es la muerte (Romanos 6:23). Entonces, la salvación que nos presenta las Escrituras se refiere a nuestra liberación de las consecuencias del pecado, lo que implica el perdón de pecado. Pero esta liberación no se realiza sola ni por medio de esfuerzos de hombres, sino solo Dios puede quitar el pecado y liberarnos del pago del pecado.

 

quien nos ha salvado y nos ha llamado con un llamamiento santo, no según nuestras obras, sino según su propósito y según la gracia que nos fue dada en Cristo Jesús desde la eternidad. (2 Timoteo 1:9)

 

Dios nos ha rescatado a través de Cristo y de nadie más, lo ha hecho posible concretamente, en la muerte de Jesús en la cruz y su resurrección, lo que logró nuestra salvación.[1] Las Santas Escrituras son claras, en que la salvación es por la gracia de Dios, su bondadoso e inmerecido regalo hacia nosotros[2], que sólo está disponible a través de la fe en Jesucristo.

 

Y en ningún otro hay salvación, porque no hay otro nombre bajo el cielo dado a los hombres, en el cual podamos ser salvos. (Hechos 4:12)

 

Y toda esta salvación dada por gracia a través de Jesucristo, la recibimos por la fe, fe que entendemos al oír el evangelio, que son las buenas nuevas sobre la muerte y resurrección de Jesucristo. Lo que conlleva una confianza absoluta en el Señor Jesucristo como nuestro Señor y Salvador.

Entonces podemos concluir que, la salvación únicamente se obtiene a través de Jesucristo, tal como lo expresa fidedignamente las Santas escrituras:

Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre sino por mí. (Juan 14:6), además como lo vimos anteriormente en Hechos 4:12. Y depende sólo de Dios para su provisión, garantía y seguridad.

 

[1] Romanos 5:10; Efesios 1:7.

[2] Efesios 2:5-10.